Indice del artículo
Google TV: un proyecto para la televisión digital del futuro
1. Interrogantes sobre el futuro de la televisión interactiva
2. La televisión digital despierta una nueva forma de consumo
3. La concentración multimedia sufre ecos del modelo tradicional analógico
4. Nueva Era, Web Social
5. Google anuncia Google TV
6. La ‘Ley Sinde’ y Google TV
7. Características de la entrada de GoogleTV al mercado online
8. Google TV, la puerta de enlace para ver en un televisor el contenido de la web
Bibliografía
Todas las páginas

1. Interrogantes sobre el futuro de la televisión interactiva

¿Es Internet un elemento de apoyo a la televisión o de competencia? ¿Terminará imponiéndose el concepto de banda ancha frente al de televisión digital terrestre? Lo que está claro es que la Televisión y el PC son dos términos que plantean perspectivas de colaboración. Internet necesita de la televisión y se une a ella para beneficio mutuo. “La unión de televisión interactiva e Internet no sólo será la suma de ambos, sino algo completamente nuevo y diferente” (Pérez Da Silva, 2000: 46). Sin embargo, Para Carlos Arnanz, investigador de audiencias para RTVE, la televisión supone la ampliación de sus posibilidades comunicativas y de relación con el usuario, para Internet la posibilidad de entrar en un mercado donde sus limitaciones de expansión vienen dadas por el desconocimiento técnico.

La televisión es un electrodoméstico básico en los hogares con un índice de penetración cercano al 100%, la mayor parte lo que nos llegue a través de este soporte tendrá más posibilidades de aceptación y contará con un público potencial muy amplio. En este sentido, internet no ofrece las mismas características, sino que las amplía. El ususrio de la futura televisión interactiva desarrollará un papel activo, accederá a los programas que le interesan o le importan con mayor facilidad, pero tendrá la necesidad de tener un conocimiento mayor de las herramientas de software y de las aplicaciones ofertadas.

En la televisión interactiva, el nuevo espectador puede conseguir más información gracias a un recorrido multimedia, junto a nuevos modos de entretenimiento generados, además de comerciales. Para este propósito, las nuevas generaciones estarán mucho más familiarizadas con las herramientas 2.0. Las nuevas formas de interacción parecen inspiradas en el diseño de interfaz y la descarga de contenidos. Las imágenes, los chats, el e-mail y la capacidad de compra online son fundamentos directos de la retransmisión online o streaming. ‘Los servicios integrados e interactivos deben integrar una amplia gama de ofertas, en vez de ser demasiado restringidos’. Los usuarios, en este sentido, ‘estarían dispuestos a pagar por contenido, que sea único y personalizado’ (García Avilés, Revista ZER, 2003).
Nuevos negocios se vislumbran de la mano de la interactividad y de la digitalización. Existe una cierta inmadurez del mercado al no haber seguido la estela de los acontecimientos tecnológicos de los últimos cinco años, tal es el caso de la televisión-web. Varios años lleva Google y Apple anunciando su implementación inminente pero problemas de distribución de periféricos de entrada y la falta de convenios entre los iPlayers de los principales canales de televisión internacionales, además de la prioridad en este momento por la fuerte apuesta móvil en sistemas operativos para smartphones han ido imposibiltando su entrada al mercado. En referencia a la posibilidad de acceder a los iPlayers, televisión a la carta como el que ofrece la BBC en Reino Unido, que ya tiene más televidentes que en la propia televisión. También existe una imposibilidad a nivel internacional de acceder a sus contenidos, ya que toda IP detectada como extranjera, o fuera de las fronteras de Reino Unido es restringida para el uso de los contenidos de BBC iPlayer. Otra característica añadida de internet constituye su fuerte presencia, 24 horas al día sin interrupciones con contenidos a la carta (en este caso nos referimos a interrupciones en parrilla, el problema reside todavía en la conexión de banda ancha, existe el miedo a la interrupción ajena).

La televisión del futuro, a pesar de los problemas que pueda desencadenar, deja la sintonía a merced de la conexión de banda ancha, donde en España se vive con un agudizado retroceso en este aspecto si se compara con países como Estados Unidos y Japón, en consecuencia, se puede asegurar que es un factor clave a la hora de evaluar la analítica web implementada en televisores. El cambio puede dar lugar a un sinfín de posibilidades en beneficio del share de audiencia, con una audiencia hipersegmentada con perfiles más precisos. El entorno de la medición de audiencias y análisis de visionado se podría, de esta forma, multiplicar cualitativamente.