Indice del artículo
Títulos de crédito: diseño en movimiento El legado de Maurice Binder en las películas de James Bond
1. Introducción
2. Diseño gráfico y Cine
3. Aportaciones históricas: la evolución de los títulos de crédito desde los inicios del cine hasta Saul Bass
4. Maurice Binder: contribución al desarrollo de los títulos de crédito
5. Conclusiones
6. Bibliografía
Todas las páginas

1. Introducción

El cine ha tenido siempre una gran influencia en la sociedad, enseñó a ver las cosas de otra manera, ha logrado desarrollar una percepción especial en el ser humano, ha educado la sensibilidad del ser humano a través de los ojos, y se ha ido convirtiendo en un instrumento expresivo de comunicación,  por lo que Ricciotto Canudo, en 1911, lo llamó «el séptimo arte». Aspectos tan esenciales para el cine como los títulos de crédito deben de ser analizados y estudiados.
El motivo por el que se ha decidido estudiar los títulos de crédito radica en la importacia que estos confieren en la introducción y psicología previa a la película. Como caso particular, por su repercusión y alcance, debemos detenernos en los títulos que Binder realizó para las películas que diferentes directores rodaron para la saga de James Bond.

Maurice Binder marcó con su obra toda una escuela de diseñadores, por su forma de concebir los títulos de crédito no como algo adyacente a la propia película sino como parte integrante de ésta y un arte en sí mismos. La pretensión de este trabajo es conocer más la persona y obra de Maurice Binder, y descubrir la relevancia de su obra.

Por ello, y de cara al presente artículo, se parte de dos hipótesis que se establecen a continuación y que se intentarán demostrar a lo largo de las próximas páginas:
1) Lo que consiguió Binder, en esos escasos minutos previos a la película, fue que los títulos de crédito dejasen de ser un anexo ineludible en el que sólo aparecían los nombres de los artistas, cámaras, directores y toda una lista de nombres, para convertirse en un preámbulo que prepara al espectador y lo sumerge en el clímax de la película.
2) Maurice Binder realizó una estética característica de los títulos de crédito de James Bond que se han llegado a conformar como propios en la saga de 007. Estos créditos han dotado de una entidad que ha servido de nexo de unión entre las distintas películas, pese a que estas se han llegado a realizar por diferentes directores y protagonistas.

Por tanto, cuando hablemos de títulos de crédito, y a efectos de este artículo, estaremos refiriéndonos a la secuencia que, al inicio de las películas, hace referencia a las personas implicadas en la realización de la misma, muestra el logotipo de la productora, indica el título principal y da información adicional acerca del contenido del filme en función de una serie de factores, que veremos más adelante: tratamiento dado a las letras y a las imágenes, música empleada, ritmo impuesto, etc.
Encuadrados entre el diseño gráfico y el cine, los títulos de crédito nacieron a finales del siglo XIX cuando Georges Méliès decidió filmar y montar cartones negros con la marca de su productora (Star-Film) y el nombre de la película al principio de la misma. El motivo no era otro que proteger sus películas contra las falsificaciones, que estaban a la orden del día, y garantizar las patentes:
En estos años borrascosos en los que las artimañas y zancadillas estaban a la orden del día, las leyes de copyright eran impotentes para preservar los derechos de los autores cinematográficos […] Edison no sintió ningún escrúpulo en obtener contratitos de las películas europeas; se justificaba afirmando que era él quien había inventado la fotografía animada. Y nadie se atrevía a rechistar .

El paso de los años permitió la evolución de la técnica cinematográfica (introducción de sonido, color y animación) repercutiendo, a su vez, en los títulos de crédito. Lo que antes eran cartones fijos pasaron a incorporar movimiento y a permitir que el diseñador jugase con las formas en el espacio y el tiempo, abriendo, así, un amplísimo abanico de posibilidades. Posibilidades no sólo relativas a las técnicas del diseño gráfico, sino a las funciones que los títulos de crédito desempeñan en las películas, también: creación de una atmósfera adecuada previa al inicio de la historia, introducción de las estrellas del film, presentación de información relativa a la película, etc.

Todo esto desembocó en la aparición de varios especialistas que, a lo largo de los años, han adquirido una gran notoriedad y han ido creando, incluso, un estilo propio que ha merecido el estudio de sus obras, como si de arte se tratase.
Podemos decir, entonces, que los títulos de crédito nacieron con fines comerciales aunque el paso de los años ha acabado por darles la consideración de trabajos artísticos debido a la importancia, a veces incluso mayor que la película en la que figuran, que algunas secuencias han tenido en la historia del cine. Medio que, debido a su impacto en los comportamientos sociales, ha trascendido más allá de la consideración como espectáculo de masas para convertirse en objeto de estudio e investigación.

Comenzaremos viendo de qué manera interactúan diseño gráfico y cine para proporcionarnos lo que conocemos como títulos de crédito. Veremos la importancia del papel que desempeñan la tipografía, la imagen y el sonido y analizaremos el proceso de creación de cualquier secuencia de títulos de crédito.
A continuación, se examinarán a los precursores en este arte, prestando especial atención a los principales títulos durante los más de cien años de historia del mundo de los títulos de crédito. Empezando por el cine primitivo, estas secuencias han vivido una constante evolución hasta la aparición de Saul Bass, en la década de los cincuenta, que es considerado como el pionero en esta disciplina y que ha marcado de manera más profunda a los diseñadores posteriores.
También hablaremos de Maurice Binder y de su importancia como creador de los títulos de crédito de catorce de las películas de James Bond, aunque eso lo haremos al final. Y aprovecharemos también para introducir un análisis pormenorizado de las secuencias de introducción de dos de las películas de James Bond en las que participó y que servirá de caso práctico de todo lo expuesto en las secciones anteriores.