Indice del artículo
La influencia de la secuencia temporal en la enseñanza
1. Introducción
2. La interacción significativa y sus relaciones con la identidad
3. La evaluación objetiva de la comunicación desde la subjetividad
4. Comunicación rota
5. Bibliografía.
6. Conclusión
7. Bibliografía
Todas las páginas

4. Comunicación rota

La popularidad de los chats, el correo electrónico y redes sociales entre otros no sorprende a nadie hoy en día. Además, cuando se pregunta a los que tienen acceso a estas nuevas herramientas de comunicación vía Internet, la gente suele destacar la importancia de la interacción con los demás. 93% de los participantes en un estudio sobre la educación a distancia consideran la comunicación un factor muy importante en esta modalidad (Georgieva, 2010). Dado el buen uso que se puede dar a estas herramientas sorprende el hecho de que a la enseñanza a distancia y la enseñanza presencial no se les da el mismo crédito, siendo el formato presencial superior en opinión de los entrevistados.
Esta circunstancia junto con la necesidad de obtener tantas claves no-verbales como sea posible en la interacción con los docentes y los iguales en el proceso educativo (86,4%) es la razón que confirma la sospecha de que la comunicación está rota.


Efectivamente, cuando se pide a los participantes en el estudio anterior especificar la naturaleza de la diferencia entre la enseñanza a distancia y la enseñanza presencial, se subraya la importancia de las pistas no verbales, la inmediatez de la respuesta, el conocimiento que se adquiere del otro mediante el contacto en persona y que convierte el proceso de enseñanza-aprendizaje en único. Se busca en las claves no verbales el verdadero significado del conocimiento verbal.


En este sentido las ventajas de la enseñanza online, la superación de grandes distancias físicas y diferencias temporales, se convierten en las mayores desventajas posibles. Las herramientas tecnológicas interrumpen el proceso de otorgar sentido a las proposiciones verbales, causando una gran perdida de información, puesto que las conversaciones no se limitan a la toma de turnos en el intercambio de palabras, sino que se construyen en el proceso de intercambio paralingüístico que precede, acompaña y sigue la conversación (Abercrombie, 1968).


Al ser la entrada de información no verbal procesada inconscientemente los sujetos no la buscan conscientemente pero la echan en falta si no se da. Es importante recordar porque esta comunicación rota no es algo que se puede obviar a la ligera. El comportamiento motivado por información no verbal puede ser descrito en función de ocho dimensiones con sus correspondientes escalas. Los cambios posturales, la orientación o la distribución en el espacio que obligan a las personas juntarse o separarse, y que incrementan o disminuyen la interacción, los factores cenestésicos, los códigos de tacto, las combinaciones retinianas (el ojo proporciona de 6 a 20 veces más información al cerebro que el oído (Gibson, 1950; Le Grand, 1957)), los códigos termales y de información olfatoria, así como la voz proporcionan una gran cantidad de información que puede verse distorsionada, retardada o incluso eliminada por el canal artificial que se usa en el proceso de enseñanza-aprendizaje.


Los procesos inconscientes optimizan la habilidad de procesamiento mediante la minimización del tiempo. Debido a la gran cantidad de información que debe procesarse para que el organismo pueda tomar decisiones adaptativas parte de la información se procesa en paralelo. La información verbal se procesa en paralelo con la información no verbal. Si se comparan los dos procesos se hace patente que la codificación y la decodificación de información verbal es un proceso mucho más lento. Uno tiene que traducir su propio pensamiento a si mismo (comunicación intrapersonal), traducir lo que piensa que la otra persona piensa y sabe, y transcribir lo que piensa en la hipotética fluidez verbal del otro. En este sentido y respecto el procesamiento de información verbal la tecnología supone una mejoría. Retarda el proceso de toma del turno dando así más tiempo a los participantes para descodificar la información verbal. Sin embargo, la información verbal y la información no verbal se procesan a diferente ritmo y son naturalmente emparejadas. Como consecuencia se produce un gran desplazamiento entre la información que debe ser procesada en un determinado momento pero no lo hace. La insatisfacción que suscita en el alumnado el hecho de que deben esperar para recibir la respuesta del profesor posiblemente se deba a la información no verbal que no pueden procesar aunque ellos no lo sepan, al darse esta en la mayoría de los casos a nivel inconsciente.


Puesto que la velocidad y la cantidad de información que se procesa están relacionados, cuanto más velocidad, más información, menos consciencia, y que no podemos controlar la cantidad de estímulos que nos rodean y como consecuencia entraran en competición para ser procesados aumenta la posibilidad de que las buenas pistas sean enmascaradas por estímulos irrelevantes.


Todas estas razones explican por qué las quejas referentes a la necesidad de esperar para recibir tanto información verbal como no verbal no es un asunto menor que puede solucionarse con facilidad, puesto que la clave de su solución está en la eliminación de la herramienta mediadora del aprendizaje a distancia.