Indice del artículo
Sobre el análisis fenomenológico del documento fotográfico
1. Introducción
2. Sobre el método fenomenológico
3. Primera reducción fenomenológica
4. Segunda reducción fenomenológica
5. Tercera reducción fenomenológica
6. Conversión de la fotografía en fotodocumento
7. Cualidad de algo pasado
8. Poder ontológico del fotodocumento
9. El impacto de la imagen fotodocumento
10. ...objetivamente registrado y mostrado al espectador en soporte fotográfico...
11. Halogenuro de plata frente a digitografía
12. ... y que encierra potencialidad para testimoniar, instruir e informar sobre ese algo
13. Bibliografía
Todas las páginas

 

11. Halogenuro de plata frente a digitografía

Hemos querido dejar para el final de este epígrafe el dilucidar si el contenido físico-químico que permite la formación de la imagen sobre un soporte es una esencia del fotodocumento. En cualquier caso, de entrada, diremos que se dilucida el que sea una esencia de cualquier fotografía, porque no existe ninguna variabilidad química que produzca distintas morfologías. El contenido que forma la imagen es variable. En el material en blanco y negro se trata de plata reducida que se correlaciona con el espectro tonal del totum. En la imagen en color, se trata de sustancias cromógenas o pigmentos. Sin embargo, pese a la universalidad de este hecho, en la actualidad se ha cuestionado que no sea apodíctico, sino algo contingente.
Así las cosas, ya no se puede decir que la imagen fotográfica sea una imagen química, porque en muchas ocasiones no ocurre así. Por ejemplo, en la digitografía sobre papel no existe superficie sensible, sino microdepósitos de colorantes. ¿Se podría sostener que el contenido químico de plata o cromógeno es una cualidad esencial de la fotoimagen? ¿Es que ambos casos, así como en el de otras emulsiones sensibles de carácter químico, no es una esencia fundamental? Aunque pueda parecer sorprendente, no lo es. La existencia de microdepósitos sin sensibilidad a la luz, ni emulsión fotosensible ha anulado la exigencia esencial. La explicación sería la siguiente: hasta hace poco no se ha encontrado sistema alguno que, por su fidelidad espacial, tuviera la veracidad ontológica de las helioemulsiones químicas. La práctica ha venido a demostrar que lo que hace ontológica dichas imágenes no son los compuestos químicos, sino la distribución de los puntos y gérmenes sobre el soporte con una cualidad fisiológica de la visión. Por eso, cuando se ha encontrado un primer sistema capaz de distribuir similarmente los puntos, se ha podido demostrar que no era cualidad esencial. Si utilizamos el método sustitutivo, lo veremos con más claridad.
Si una imagen con veracidad ontológica y contenido químico de plata reducida, la sustituimos por otra formada por microdepósitos, comprobaremos que los observadores mantienen la misma capacidad ontológica con ambas. Lo cual quiere decir que no es esencial en el phaenomenon del fotodocumento.