Indice del artículo
Medios de comunicación, redacción, interpretación y opinión
1. Introducción
2. Opinión y persuasión.
3. Géneros periodísticos y formas discursivas.
4. Conclusión
5. Bibliografía.
Todas las páginas

 

3. Géneros periodísticos y formas discursivas.

El concepto de género periodístico, como lo entendemos en la actualidad, no aparece hasta principios de los años sesenta. De hecho, es en el siglo XX cuando los artículos dejarán de estar firmados como durante el siglo anterior, cuando el periodismo se nutría esencialmente de la política (propaganda) y la literatura (narración subjetiva de hechos). Para María Luisa Santamaría, la noticia se agiliza y adopta un nuevo estilo de frases breves y claridad sintáctica .

Según ella, los géneros periodísticos que tenemos en estos momentos no son más que el resultado de una evolución histórica y es en función del propio objetivo de los géneros, que se reducen a dos modalidades: los relatos de hechos y los comentarios que sirven para exponer las ideas .

Aunque hay una cierta imprecisión en la línea que separa el periodismo de la literatura, y esto continúa siendo el debate de numerosos autores, el periodismo empieza a distanciarse de la literatura en el momento en que se transforma en noticia y se crea una frontera clara entre ficción y realidad. La definición de cada género periodístico define su campo de actuación y depende de su denominación: crónica, reportaje,  entrevista de creación, etc.  Según Octavio Aguilera: "El periodista no puede escribir como le viene en gana" .

Sin embargo, Martín Vivaldi en su obra Géneros Periodísticos afirma que el buen Periodismo es también Literatura y ha nacido en torno a la noticia como núcleo esencial al que rodean los reportajes, crónicas, artículos, entrevistas, semblanzas y hasta sueltos, todo ello escrito con belleza .

Tras tanta polémica suscitada por la diversidad de pareceres en cuanto a los géneros periodísticos y su relación con la literatura, se podría entender, llegando a un término medio, que existe un Periodismo informativo bien escrito que ha ido tomando forma a lo largo del siglo XX y que surgió con el desarrollo de la prensa gráfica a finales del siglo XIX, sin separase del todo del mundo literario de donde era originario y que llegado un momento concreto adquirió personalidad y categorías propias.

Los géneros periodísticos nacen vinculados a la Prensa escrita y de ahí se adaptan a la radio y la televisión. Martínez Albertos  afirma en su Curso General de Redacción Periodística que según el grado de objetividad se pueden agrupar en dos modalidades: los relatos de hechos y los comentarios.

Es imposible olvidar la estrecha relación que existe entre los géneros periodísticos y el transcurso cultural y político de cada época histórica. Según esto, el periodismo que existió entre los años 1850 y 1973, está dividido en tres etapas diferentes. La primera, comprende un Periodismo ideológico y moralizador al servicio de  las ideas políticas o religiosas, que responde a la etapa parlamentaria iniciada en pleno siglo XIX y caracterizada por producir un Periodismo poco informativo y con abundantes comentarios. De aquí surgen los artículos y comentarios tal y como los conocemos aún hoy día y que con el tiempo, además de abarcar el editorial, el artículo, el comentario y la crítica, se han extendido a la columna y al suelto.

La segunda etapa, que se inicia en 1870, produce un Periodismo informativo que cohabita durante algún tiempo con el ideológico de la etapa anterior.

Martínez Albertos opina que "a partir de 1920 la Prensa de información se impone en todo el mundo occidental" . Este nuevo modo de hacer Periodismo, enfocado en los hechos, abarca los siguientes géneros periodísticos informativos: la noticia, el reportaje, el informe, la entrevista y la crónica (que en realidad es un género híbrido con información y opinión).

A partir de 1945 comienza una tercera etapa con el nacimiento del Periodismo de explicación que proporciona información y un juicio de valor al final6. La prensa busca soluciones nuevas para competir con la radio y la eminente televisión con lo que nace este nuevo modelo de periodismo interpretativo que se mantiene aún vivo en nuestros días desde la II Guerra Mundial.

A finales de los setenta nace un nuevo modo de Periodismo denominado de Servicios que incrementa la atención de los medios hacia asuntos de interés  humano  y cotidianos y ello trae consigo un nuevo modo de contar los hechos a través de los géneros periodísticos: análisis, informe, noticia de situación, e infografía que conforman el diario de servicios.

A pesar de todo lo anterior, no siempre es fácil calificar un género periodístico y cada día más se dan las narraciones híbridas, como es el caso de los textos informativos de creación. Según Bernal y Chillón,  "los periodistas que practican el Periodismo informativo de creación renuncian a ofrecer una imagen estática, ahistórica, objetiva e inconexa de lo que acontece" .

Aunque, por otra parte, la función principal de estos géneros de creación es la informativa, esta característica, común entre los géneros informativos de creación y los géneros informativos convencionales, los diferencia a su vez de los géneros de opinión (función editorializante) y de los textos de creación (ficción). Cualquier texto informativo de creación es ante todo un mensaje de función referencial, además de un texto de función estética, de modo que, además de informar, se centra sobre sí mismo. Otra característica de este tipo de textos es su función expresiva, más destacada en las entrevistas y los reportajes en los que abunda el uso de exclamaciones, onomatopeyas, interjecciones y otros recursos elocutivos .

Además, para analizar los géneros periodísticos en función del uso del lenguaje como expresión del discurso, es conveniente basarse en el planteamiento de la estilística. Desde esta perspectiva teórica podemos distinguir varias formas discursivas: la exposición, la descripción, la narración y la argumentación, modalidades discursivas que no aparecen de forma aislada en los mensajes sino que se combinan de manera que una de ellas predomina sobre las demás. Resulta interesante identificar las formas discursivas que puede adoptar el mensaje periodístico:

1) La exposición es la forma del discurso que transmite hechos e ideas. Uno de los propósitos básicos de esta forma discursiva es la información. Por tanto, la exposición es la materia prima del mensaje periodístico. La forma expositiva es propia de la noticia como género periodístico informativo, de la entrevista, la crónica, el reportaje y de los artículos de opinión.

2) La descripción, es una forma del discurso que señala las características de un objeto. Esta forma discursiva tiene cabida en géneros que interpretan la realidad, como la crónica y el reportaje.

3) La narración supera a la descripción porque incide en lo que ha sucedido, esto es la acción. En la narración el periodista selecciona los detalles más significativos de la realidad, interpreta los hechos en el momento y forma que se dieron y tiene cabida en géneros como la crónica y el reportaje.

4) La argumentación es la forma discursiva que pretende convencer al receptor del mensaje para que adopte una actitud ante un hecho. Es la forma del discurso propia de los géneros de opinión.

Estas diferentes formas del discurso constituyen diferentes formas de usar el lenguaje para comunicarse con los lectores, en definitiva, para elaborar el mensaje periodístico. Mediante la exposición, la descripción, la narración y la argumentación, el periodista ofrece al lector su propia visión del mundo y lo invita en cierto modo, a participar en el acontecer del suceso.

Además, de acuerdo con su forma discursiva, los géneros periodísticos pueden clasificarse en dos grupos:

1. Los que dan a conocer hechos, que utilizan la forma expositiva, descriptiva y narrativa.

2. Los que dan a conocer ideas, que usan fundamentalmente la forma argumentativa.

En realidad, la puesta en práctica del axioma clásico "los hechos son sagrados y las opiniones son libres" rara vez se materializa en una práctica profesional más o menos continuada. Efectivamente, los hechos pueden y deben ser sagrados, pero en el momento en que una persona los analiza y configura textualmente, está vertiendo en el resultado final una actitud interpretativa -cuando no opiniones- que comienza en el mismo instante en el que opta por la vertiente del acontecimiento a la que da prioridad. La noticia  publicada, radiada o televisada será, por tanto, resultado de un proceso interpretativo de la realidad a la que habrá tenido acceso el profesional. La mayoría de los estudiosos sostiene que la creencia de que puede haber una separación tajante entre "hechos' y "opiniones",  o que la regla deontológica principal del periodismo es distinguir entre "opiniones" y "hechos", no parece acertada ni ajustada al dinamismo de la profesión, entre otras razones porque informar sobre un hecho que se selecciona debido a que se considera interesante, implica una apreciación del hecho y, por ello, una opinión sobre su interés.

Si nos remitimos a los orígenes de los géneros, el primer periodismo calificable como tal podría fijarse en las gacetas centroeuropeas del siglo XVI, que se publicaban con una periodicidad generalmente semanal y con un contenido estrictamente informativo, en el que los elementos valorativos estaban prácticamente ausentes25. La aparición más tarde de los textos de opinión y su desarrollo hasta nuestros días nos lleva a numerosos intentos por clasificar de forma hermética los géneros periodísticos.