Indice del artículo
Retransmisión y cobertura del primer debate electoral online en Brasil
1. Introducción
2. Metodología
3. Coyuntura socio-económica
4. Debate electoral online
5. Cobertura de los medios 2.0
6. ¿Interacción de la audiencia?
7. Conclusiones
Bibliografia y Notas
Todas las páginas

7. Conclusiones

Experiencias como la del debate en línea en Brasil, que consiguió reunir medios tradicionales, blogs y medios sociales en la cobertura del evento no se deben únicamente al desarrollo de Internet y de las herramientas. Conviene recordar que la explotación de la Red para fines políticos y democráticos empezó, como bien señala Castells (2009), durante la campaña electoral de Barack Obama en 2008.


La clave del éxito de la campaña del entonces candidato fue la movilización de votantes a través de Internet. Obama utilizó varias herramientas de la Red para recaudar donaciones para su campaña, la creación de su propia página MyBarackObama.com y una iniciativa para el registro de votantes – Vote for Change (Castells, 2009: 508).


Respecto a los debates oficiales realizados entre los principales candidatos a la presidencia del gobierno americano, de acuerdo con la Comission on Presidential Debates , la actualización del formato del debate permitió la inclusión de preguntas enviadas por internautas. La transmisión del evento se llevó a cabo a través de la televisión y páginas web de las cadenas, lo que no contaría como un debate en línea.


No obstante, dos años más tarde, período en que las herramientas de Internet han evolucionado aun más, Brasil da señales de avance en la democracia promoviendo su primer debate online entre los candidatos que pretenden ser el sucesor de Lula da Silva .


Por ser realizado y transmitido de una forma diferente de la tradicional, este debate en línea posibilitó una experiencia más rica y más plural para la democracia brasileña gracias a la conversación en la Red. O, más bien, debido a los debates paralelos emergidos entre usuarios de las redes sociales y la interacción de la audiencia, la cual escribió sus opiniones en las páginas de diarios, en blogs y en las redes sociales.


Sin embargo, en el caso de este debate, la cobertura integrada de los medios de comunicación tradicionales y los nuevos medios sólo ha sido posible como consecuencia de la influencia de los blogs en los diarios y cadenas de radio y televisión con una producción que ofrece a las audiencias más posibilidades de elección de contenidos. (Lowrey, 2006: 487)


A pesar de la carencia de propuestas de interacción sincrónica entre periodistas de los medios de comunicación y la audiencia – en el debate, los periodistas escribían en un espacio y los internautas en otro – parece que la interacción mutua está ganando cada vez más espacio en Internet. “Ante este panorama, el periodista debe ser, a su vez, participativo. Es decir, hay que encontrar tiempo para los comentarios publicados como consecuencia de las noticias.” (Flores Vivar, 2009: 78)


La tendencia indica que estamos avanzando hacia un periodismo más participativo, al cual Varela (2005) nombra periodismo 3.0. – cuyo propósito es fortalecer la democracia desde la base, democratizando también la agenda informativa y alejándola del control de los medios de comunicación de masa y demás poderes (políticos, económicos, etc.).


En este contexto, el uso de los moblogs y microblogs en combinación con las tecnologías móviles digitales, representan movimientos de nuevos formatos periodísticos (Silva, 2009), objetos que aun carecen de investigación.