Indice del artículo
Las redes sociales: una aproximación conceptual y una reflexión teórica sobre los posibles usos y gratificaciones de este fenómeno digital de masas
1.Introducción
1.1. La evolución de la World Wide Web
1.2. Definiciones de red social
2. La aplicación de este fenómeno a la teoría de usos y gratificaciones
2.1. Planteamiento teórico de los usos y gratificaciones
2. 2. Funcionamiento y tipos de redes sociales
3. Efectos psico-sociales de una red social
3.1. Relación entre variables: la pirámide de Maslow
4. Conclusiones
Bibliografía
Todas las páginas

1.Introducción

La pregunta clave que deberíamos realizarnos desde una perspectiva académica e investigadora respecto a la implantación y a la masificación de las Nuevas Tecnologías, y más concretamente, profundizando en la sociedad red castelliana o de conectividad perpetua (Castells, 2010: 107), para observar con detenimiento qué funciones están desempeñando los nuevos gadges electrónicos en nuestra sociedad actual. ¿Conocemos en profundidad qué efectos a medio y a largo plazo está provocando el consumo desmesurado de Internet? Parece que nos cuesta atisbar cómo se van a suceder los fenómenos psicosociales de las redes sociales. De hecho, numerosas investigaciones están orientadas a comprobar qué ventajas y desventajas están provocando la nueva era digital y no son pocos los apocalípticos e integrados que han escrito sobre las luces y sombras de esta nueva forma comunicativa.
Muchos de los modelos de los mass media tradicionales se mantienen vigentes, sin embargo, la proliferación de la comunicación digital, de la conectividad y de la interactividad virtual están generando expectativas que hasta ahora habían sido consideradas impensables. La retroalimentación continua de contenidos y la multidireccionalidad en la emisión de mensajes, por ejemplo, han sido algunas de las consecuencias más destacadas y evidentes. Muchos autores aluden a los emisores convertidos en receptores y viceversa. Es decir, aún podemos refrendar la idea de Katz (1959) y de Cohen cuando se referían a que más importante que conocer qué es lo que hacen los medios con las personas, es conocer qué hacen las personas con los medios de comunicación (McQuail, 1997: 157). Esta cita sigue vigente hoy, especialmente, teniendo en cuenta que los medios de comunicación de masas siempre han sido un factor cultural, cada vez más con mayor incidencia en nuestros comportamientos. Hemos llegado a tal punto de conectividad que parece que “la aldea global”, tan pregonada por McLuhan, que comenzó siendo una realidad con la popularización de la televisión, ahora está más en auge que nunca con el uso de los ordenadores y una conexión a Internet fácil, rápida y gratuita. La pantalla del ordenador ha pasado a ser ahora nuestra “ventana al mundo”, restándole protagonismo a la televisión incluso.
Como apunta Dans alrededor del 25% de la población mundial dispone de conexión a Internet y en torno a un 5% más tiene acceso a la red exclusivamente a través del móvil.
Los países con una mayor penetración de Internet tienen del orden del 75 al 80% de su población conectada, afirma el profesor y agrega que en estos países está aumentando el uso de Internet para la distribución de todo tipo de información y crece también la actividad colaborativa en la red (Dans, 2010: 9). Las redes de ordenadores y las telecomunicaciones supieron sacar partido al potencial de la digitalización y el software de código abierto para generar nuevas fórmulas de comunicación interactiva local-global, a menudo creadas por los propios usuarios de las redes (Benkler, 2006). En definitiva, y tal como subraya Dans, Internet es el invento que ha sufrido la evolución más rápida de la historia, si se tiene en cuenta que originariamente, en el año 1969, permitía a los usuarios de una universidad poder comunicarse con equipos de otras universidades (Dans, 2010: 21). Si el teléfono tardó 70 años en convertirse en un medio de comunicación popular, la radio precisó 30, la televisión 15 y la prensa en Internet sólo cuatro o cinco (Párra y Álvarez, 2004: 59). Las redes sociales, fruto de la implementación de Internet, son estructuras virtuales relativamente recientes que, en relativamente poco tiempo, han conseguido captar la atención de millones de usuarios, por tanto, hay que preguntarse a qué se debe este éxito fulgurante.