Indice del artículo
Nuevos Perfiles para Nuevos Medios
Introducción
FORMACIÓN DE NUEVOS PERFILES PARA NUEVOS MEDIOS
EDITOR DE DATOS (Data Delivery Editor)
PERIODISTA MOVIL (Mobile Journalism - MoJo)
CONCLUSIONES
BIBLIOGRAFÍA
Todas las páginas

 

FORMACIÓN DE NUEVOS PERFILES PARA NUEVOS MEDIOS

Desde la universidad, los docentes afrontan un difícil reto ante una nueva generación que quiere aprender por vías no tradicionales y siempre empleando nuevas tecnologías. El ordenador (computadora), Internet y otras tecnologías emergentes propician la actividad independiente, la observación, análisis, exploración y búsqueda; la comparación, organización y clasificación; la toma de decisiones y el procesamiento de la información. Pero ¿Cómo satisfacerlo todo? Más aun, ¿Como formar y enseñar todo esto?

El conocimiento de las tecnologías y de los recursos y herramientas que proporciona Internet a través de la web, obliga a utilizar cada vez más el término “ciber”, tratando de relacionar las tecnologías de la información con áreas y disciplinas del conocimiento, como ciberperiodismo, ciberaprendizajes, ciberespacio, etc.

La irrupción de las tecnologías de la información y de las comunicaciones (TIC) ha provocado cambios tan drásticos en periodos de tiempo tan breves que lleva a muchos a plantearse que más que una época de cambios, empezamos a vivir un cambio de época, una nueva época social. Aunque esperado, este acontecimiento de cambio de época, sorprende por la rapidez con que se ha introducido prácticamente en todos los ámbitos y aspectos en la vida de la sociedad contemporánea (Flores, 2007).

A esto se suma que la globalización continúa in crescendo alimentada, en parte, por las condiciones que propician las TIC para la comunicación y el intercambio sin fronteras, sin espacio, ni tiempo. En este entorno nace, crece, se desarrolla y se educa la Net generation, una generación influida por la presencia cada vez mayor de las TIC. La telemática, con el ordenador e Internet como bandera, es responsable en gran medida de un cambio de percepción de la realidad, fundamentalmente entre jóvenes en pleno desarrollo universitario.

En este contexto, los medios viven sus propios cambios y transformaciones que Roger Fidler  llamó a este proceso, Mediamorfosis. En la actualidad, estas transformaciones se dan también en los contenidos de información lo que conlleva a la elucubración de un proceso similar que definimos como Infomorfosis.

La era de la información que afecta a la sociedad, impacta en mayor medida a los medios y al ejercicio del periodismo, trastocando la forma en como se presentan las noticias, para lo que se buscan nuevos caminos, nuevas estrategias que permitan “enganchar” a la nueva audiencia. Este proceso de transformación de los contenidos que se empieza a conocer como infomorfosis, implica una serie de cambios, transformaciones y adaptaciones de las noticias.

Los vaivenes que está teniendo el conglomeradote medios, obliga a buscar nuevos formatos informativos. Pero estos nuevos formatos deben ser proporcionados por especialistas en la materia, por profesionales de la información. Es decir, por periodistas que, en principio, deben asumir sus nuevos roles y segundo, deben adquirir una formación adecuada para estos nuevos medios a través de cursos de reciclaje lo que puede hacer que vuelvan a la universidad.

Los periodistas deben formarse para realizar tareas que en otros tiempos hubiera sido impensable. Pero los datos y las informaciones que obliga a un reciclaje “forzoso” son contundentes. Un artículo publicado en la revista Le Monde Diplomatique , en donde se analiza la crisis que los Medios de comunicación vienen sufriendo, se desprende que a nivel mundial, existe un 2% de lectores de prensa (impresa) menos cada año. Otro informe indica que los jóvenes pasan más tiempo con el ordenador que viendo la televisión. Bill Gates , afirmó en la Cumbre de Davos de 2007, que “primero fue la informática y las telecomunicaciones lo que originó la expansión de las redes y uso de aplicaciones telemáticas. Ahora la convergencia entre la televisión tradicional e internet, se producirá en un periodo de cinco años”.

La gran incógnita que nos surge ante este panorama es: ¿se está formando en las facultades adecuadamente a los estudiantes para dominar la parcela del periodismo y comunicación de este milenio?. Creemos que muchos tenemos la respuesta: no

Las tecnologías de la información y comunicación, al impactar en el corazón de los medios y el periodismo, las convierten en “Desarrollos devastadores” (Chunka Mui, 2000). Estos desarrollos devastadores cambian el panorama de los medios y transforman o crean nuevos modelos informativos, en donde la convergencia de medios es el paradigma predominante. Pero esta transformación no sólo afecta la estructura e infraestructura de los medios, sino, y más importante, la propia concepción del periodismo, su esencia informativa y, por consiguiente, a los profesionales de la información.

Asistimos a un panorama en donde la convergencia ha dado lugar a una participación activa del lector, quien interactúa con el medio a través de los comentarios de las noticias. Más aún, los usuarios tienen acceso al interior de las noticias. El diario El País, en palabras de Mario Tascón , recibe más de 10.000 mensajes cada día laborable. Los accesos se producen por la “puerta trasera” o “lateral” de la noticia y no por el titular del artículo y menos por la portada del medio, lo que obliga a estudiar y diseñar estrategias para llegar a los usuarios.

Estudiar el comportamiento de los usuarios, de esta forma, puede dar lugar a la creación de un nuevo entorno laboral y o profesional como responsable de monitorización de acceso a la noticia. Pero éste sólo es un inicio que habrá que definir con detenimiento. En contrapartida, el nuevo mercado informativo da lugar al surgimiento de perfiles profesionales que ya se están consolidando en los medios estadounidenses.

Perfiles como el Editor en entrega de datos (Data Delivery Editor), el Responsable de medios sociales (Social media editor) y el Reportero movil (Mobile Journalist conocido más con el acrónimo de MoJo), descritos por Bárbara Celis  entre otros expertos, son algunas muestras de cómo los profesionales de los medios están adaptándose a los nuevos entornos ya que si no lo hacen corren el riesgo de, simplemente, desaparecer del espacio mediático.